Roy Orbison. The Big O

Poca gente puede decir que, en su carrera, batalló con los Beatles y los llegó a ganar. Los superó y mandó al traste la hegemonía de los de Liverpool cuando eran “más famosos que Jesucristo”. Pues así ocurrió. Un tipo con tupé demasiado rockabilly y unas gafas oscuras, cuya función era la de aumentar la vista y no ponerlas de moda, se metió en el top10 de las listas cuando Lennon y su banda lideraban todo aquello que tocaban.

Roy+Orbison++2+PNGLa historia de Roy OrbisonThe Big O” no está marcada, ni de lejos, por esta anécdota que los historiadores de la música han decidido pasar por alto año tras año. La historia de Orbison tiene, desde el principio hasta el final, su propia viñeta.  Quizá “The Big O” no llame demasiado la atención. No nos resulte conocido o no tanto como Johnny Cash. Fue éste último quien le dio el pase VIP a su discográfica para que sus temas y composiciones no quedaran en una simple televisión local y pudiera ser conocido a nivel estatal. Su primer éxito fue el rock “Ooby Dooby” [pinche aquí para escuchar el tema] donde ya se reconocía el rumbo que iba a tomar su música. El hecho de que aquella música sonará más a rockabilly que a un rock&roll clásico, dada una época donde la moda era inamovible, hizo que su carrera pareciera estancada, casi muerte y renegada al olvido.

beatles orbisonMás tarde, resurge de sus cenizas y realiza una gira por Europa con The Beatles. Tal y como reconocieron los de Liverpool, una de las personas que más influyó en la decisión de saltar a Estados Unidos fue Orbison, a quien incluso le ofrecieron la dirección de la gira. “The Big O” se ganó la confianza de los Fav4 y terminó sus días habiendo sido parte importante de los Traveling Wilburys, banda paralela de George Harrison.  En el año 1.964, Orbison saca a la luz el tema que sería más famoso y por el que hoy todos lo recuerdan: “Oh, Pretty Woman” [pinche aquí para escuchar el tema] (famoso tema de la película que años más tarde llevaría su nombre). Este tema impidió que la invasión británica a los EE.UU se convierta rápidamente en una hegemonía casi bélica. El tema se mantuvo el número 1 de las listas mirando de reojo a los demás.

La carrera de Orbison, marcada siempre por sus desgracias familiares (el accidente en moto de su primera esposa, la muerte de dos de sus hijos en un incencio, etc..) y ello marcó que aunque la prensa lo olvidara fugazmente, él lo siguiera intentando, como quien se atribuye una batalla ya perdida desde el principio. Casi 10 años de ausencia y a finales de los 80 vuelve a resurgir dando ritmo y clase a sus conciertos. Levantando palmas y salones de fiesta enteros. A Roy Orbison lo encuentra la muerte durmiendo plácidamente, con la fama de nuevo a cuestas y con mucha música guardada en el bolsillo. Él es el creador de muchas de las canciones que están en nuestra memoria sin saber que son suyas. Quizá este era el espíruto rockero de “The Big O”: no importa si las radios me quieren ahora o no. No importa. Mi música será eterna.

Gracias Roy. Gracias por todo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en "The Rock" y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s