Asalto final: Poca pizza. Mucho cocido

España volvía a conseguir ser campeona de Europa. Nadie, hasta entonces, había conseguido revalidad título. Ganó a una Italia que daba algo de miedo (para mí la mejor selección junto con Alemania) con la soltura de un equipo grande. Muy grande. Excepcional. Pero ¿a qué precio?

A él, Danacol, también le funciona

Han sido 6 partidos para ganar un título que, lejos de presiones mediáticas, deja bastante que desear si tenemos en cuenta el nivel futbolísitico de 12 de los 16 equipos nacionales clasificados. El juego de España ha sido triste, plomizo y excesivamente aburrido. La suerte ha jugado del lado de la roja y poco más. Para ser sinceros, creo que en todo el seguimiento que he realizado de la competición no he alabado en ningún momento a los de Don Vicente, Marqués de Del Bosque y _ _ _ _ _  (lugar para nuevo título nobiliario). Jugar con un falso delantero nunca ha sido de mi gusto, a no ser que en tu equipo juegue Torres, lo cual obliga a jugar sin 9, obviamente. Pero resulta que Fernando Llorente había ido convocado. Que estaba allí. Que de hecho, calentaba como los demás pero no jugó ni un minuto. (Ni siquiera ayer que todos pensamos que con el 2-0 en el minuto 76, el chaval se merecía esos minutos). Aún así, ha sido el mejor delantero de la selección, sin lugar a dudas.

Anoche España despertó y volvió a jugar como hace cuatro años. Aquella Eurocopa si que fue digna de un campeón. Jugábamos como queríamos. Hacíamos verdaderas florituras y controlábamos el balón. El Mundial fue un conjunto de juego y suerte. Y esta Eurocopa ha sido un mcflurry: todo suerte con virutas de balón.

Durante toda la competición he criticado a muy pocos y ayer me dieron la razón. Iker tiene un don para estar en el momento preciso. Piqué está lento y Ramos no sabe defender sin imitar a Pepe -la técnica de “o el balón o el jugador” pero han mejorado como pareja de baile. Jordi Alba es la sorpresa del campeonato y desde el primer partido lo he dicho. Busquets hace muy bien las faltas tácticas y las simula aún mejor. Xabi Alonso es el mariscal. Xavi Hernández el cerebro. Iniesta el crack y Pedro, cuando sale, un verdero revolucionario. ¿Los demás? prescindibles: Arbeloa es el peor lateral derecho que he visto en años (y juro que he visto jugar a Reiziger). Silva es el mejor regalador de balones por intento de regate que he visto nunca. Cesc Fábregas (no existe opinión al respecto). Jesús Navas le sigue quedando grande la selección. Negredo (risas) y Torres (no existe opinión al respecto, o si ¿qué he dicho de Fábregas? ¡ah! pues eso. No existe opinión al respecto).

Anoche celebré los goles, como es debido. Los celebré como si fueran goles propios. Celebré el de Silva porque era el primero. Celebré el de Jordi Alba por jugón, por carrera, por velocidad, por cojo***, por juventud y por frialdad ante Bufón. Me sentí italiano con el gol de Torres y celebré el de Mata porque cerraba el marcador (y a demás el chico me cae bien). ¿Pero Torres? Hay cosas que deberían ser juzgadas por el Tribunal de La Haya. Lo de este tipo es oportunismo. No he visto peor delantero en toda la competición. Por malo. Por horroroso. Por chupón. Por no tener puntería. Por perder oportunidades claras (si las que falla ante Italia en el primer partido las hace Llorente, les damos la independencia vasca, no digo más). Por no haber hecho nada en toda la temporada. Porque lo merecía más Soldado o, si me apuras, Raúl. Porque sales al campo con un 3-0 quedando 5 minutos y buscas la bronca fácil. Porque eres malo. Muy malo. Eres muy malo tu. Lo hicimos héroe nacional en la Eurocopa 2.008 por meter el gol en la final y ahora, por no sé bien qué, también.

España ha ganado un campeonato siendo fiel a su estilo y jugando al fútbol en la final. No se puede añadir mucho más. Felicidades a los campeones y para otro año, por favor, ¡no llevéis a Albiol! Aprovechad su plaza y llevad a la novia de Khedira que juega a lo mismo pero desconcierta al rival.

Julio de 2.012 – España será recibida por el Rey, quien otorgará un nuevo título nobiliario a Don Vicente, Marqués de Del Bosque. Yo propongo Marqués de Del Bosque y Marina D´or que es como más chick. España será recibida por Don Marina D´o…perdón, Don Mariano Rajoy quien se encuentra, según declaraciones propias, en sus “líos de europa y esas cosas”. Unos líos que no lo impiden asistir a la final de la Eurocopa pero si ir a ver las zonas damnificadas del #IncendioValencia. España será recibida por los españoles. Millones de españoles que, según Fernando Morientes en la retransmisión de anoche, se han olvidado de la prima de riesgo y el déficit. Pues no, querido amigo Fer. No. Esto, aunque os joda a algunos ha sido, meramente, fútbol.

¡Hasta pronto!

Artículo editado por @HernyCarranza

Anuncios
Esta entrada fue publicada en "The Rock". Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Asalto final: Poca pizza. Mucho cocido

  1. fran dijo:

    anda que has dejado titere con cabeza,eh;)!!!!!!!, estoy de acuerdo al 90%,q conste.!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s