Desperados y el mito de Guille Martín

El panorama madrileño de los tan preciados ochenta es un tesoro del que jamás debemos renegar. Hoy vamos a hacer nuestro pequeño homenaje a un grupo madrileño (y carabanchelero ¡cheli!) que podemos guardar en nuestro rincón favorito del rock&roll.

Los Desperados, una banda formada por Rafa Hernández, Amando Cifuentes (el que hoy por hoy es uno de los managers de la discográfica EMI), Juan Luis Vizkaya, Javier el Moro y los hermanos Martín (Fernando y Guille).  A mediados de los ochenta, con ese todo vale, las etiquetas dan igual. Importa poco que te cataloguen como grupo pop de era de Oro. Su música nace del blues, el country y, sobre todo, como guinda en el pastel, el rockabilly.

Tan solo tres albums en su carrera (“¿Qué hay de nuevo, viejo?”, “El Golpe” y “Tan alto como nos dejen, tan fuerte como podamos”) y un sinfin de perlas. Perlas de moda, para subir el volumen un viernes por la tarde mientras te pones las camperas [escuchar tema Molly] o para bajarlo y ponerte sensible un domingo de solateras [escuchar tema Flores muertas]

En aquel grupo que dejaba claro que era del barrio de Carabanchel allí por dónde pasaba, tocaba la guitarra mágica de Guille Martín. Uno de los prodigios nacionales que nada tiene que envidiar a otras cuerdas mundialmente conocidas. Junto a su hermano Fernando, fueron implacables en el panorama musical de la época y posterior. De éste último, nos quedamos con su aportación a la formación de rock español Pereza y su disco “Crononauta” [escuchar tema En venta] del que profesamos un gran cariño y admiración por el momento en el que vino. En estos momentos podemos disfrutar con sus pinceladas musicales (a los diablos y perros viejos siempre hay que escuchar) en el programa “En días como hoy” de Juan Ramón Lucas los martes por la mañana en el emplazamiento “Música ligera” (RNE). Una fuente de inspiración, sin duda.

En cuanto a Guille, poco podemos decir que no se sepa ya. Es el primer bajista de Los Rodríguez y acompañante de killers como Ariel Rot, Loquillo o Jaime Urrutia. El “Loco” lo reclutó para que pusiera su afilado sonido en los Trogloditas. En 2.006 muere tras llevar algunos años al filo de la navaja [ver estracto homenaje Ráscale Guille]. Dicen, los que saben de esto, que el rock español nunca podría haber sido lo mismo sin las guitarras de Guille Martín y Pepe Risi (Burning) quien también nos abandonó hace ya 15 años. Estén donde estén, seguro que han puesto en un viejo radiocassete donde está sonando “La tormenta”.

¡Larga vida al rock&ball!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en "The Rock". Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s